COMUNICADO URGENTE DE LA COMUNIDAD INDIGENA DE SAN LORENZO DE AZQUELTAN

Al Gobierno Federal Mexicano

Al Congreso Nacional Indígena

A los Medios de Comunicación

A las organizaciones y colectivos de derechos humanos

Por este medio denunciamos la amenaza e invasión a nuestra comunidad, presuntamente por parte de la empresa minera llamada Amonitas y del gobierno federal mexicano, quienes han estado realizando trabajos de prospección minera bordo de varias camionetas, y que tienen un logotipo del Servicio Geológico Mexicano; tomando muestras de piedras y diversos materiales sin autorización de nuestra comunidad.

Esto ocurre semanas después de que, sin ningún permiso, un helicóptero con un objeto colgante, al parecer un magnetómetro, estuviera volando a baja altura en nuestros terrenos comunales, incluso sobre el poblado de Azqueltán.

Lo anterior pese a que en varias ocasiones se les pidió que se acercaran a las autoridades agrarias y tradicionales, así como a nuestra asamblea para que informaran que tipo de trabajos están haciendo y para qué fin lo hacen, sin que haya ninguna respuesta de su parte ni acercamiento a nuestra autoridad.

Por lo anterior en pleno uso de nuestras facultades agrarias y territoriales reconocidas en los acuerdos de San Andrés, la constitución mexicana y en los tratados internacionales en materia de derechos humanos, por acuerdo de nuestra asamblea de fecha 13 de marzo de este año 2022, decidimos lo siguiente:

Aclaramos que en nuestra comunidad rechazamos cualquier trabajo minero, sea prospección, exploración o explotación y desconocemos cualquier concesión o permiso que haya sido otorgado por los gobiernos municipal, estatal o federal sin consultarnos previamente y sin nuestro consentimiento.

A partir de este momento queda estrictamente prohibido el acceso, muestreo de materiales, vuelo de aeronaves o cualquier trabajo sin el conocimiento y autorización de nuestra asamblea comunal dentro del territorio indígena de Azqueltán.

Quedará en calidad de detenido uno de los vehículos con los que se cometieron dichas faltas a las instituciones comunitarias, amenazas a nuestra integridad como pueblo y robo de materiales de diversos tipos.

Emplazamos al gobierno federal, así como a las empresas a cargo de los trabajos de prospección minera para que acudan a nuestra comunidad a explicar, con precisión, que tipo de trabajos y con qué objetivo se están realizado, así como que paguen la multa correspondiente a la falta cometida.

Hacemos un llamado a los medios de comunicación, a las organizaciones independientes de derechos humanos y a las comisiones gubernamentales de derechos humanos, para estar atentos a cualquier intento de criminalización, amenazas o cualquier otra forma de represión a la determinación de la asamblea comunitaria.

Atentamente:

Comunidad Indígena de San Lorenzo de Azqueltán, municipio de Villa Guerrero, Jalisco