Sobre la llegada a Madrid de las delegaciones zapatistas, del CNI-CIG y del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala

Compañeras, y compañeros, compañeroas zapatistas,

Una vez más nos sorprende e ilusiona escuchar vuestra palabra, tranquila, certera, emocionante, sísmica, rebelde, profunda, sabia. No somos pocas las compañeras que, tanto desde nuestro sindicato, como desde la CNT en su conjunto, os llevamos años, décadas, siguiendo, leyendo, escuchando y admirando. También hemos compartido encuentros internacionales, galácticos y extra-galácticos en vuestras comunidades y caracoles. Si bien como organización nos ha faltado estructurar ese apoyo que deseamos solucionar pronto, llevamos desde aquel 1 de enero del 1994 acompañando vuestros pasos y reflexionando sobre vuestros comunicados. Os tenemos presentes en nuestro día a día, tanto en cuestiones “meramente” organizativas como a nivel de utopía, tan importante para caminar y que quizá tengamos un tanto olvidada.

La necesidad de atender lo inmediato y lo concreto en cada lucha, la situación de emergencia social que no hace sino agravarse, la doctrina del shock que aplica la hidra capitalista sobre nuestras vidas y la urgencia de llegar a fin de mes, hacen que no sea siempre fácil encontrar el tiempo y la energía para mirar un poco más allá e imaginar cómo será ese mundo en el que caben muchos mundos. Cómo acercarnos, en nuestra geografía y calendario, a ese mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones.

En ese sentido, vuestra dignidad rebelde, el confederalismo democrático de nuestras compañeras kurdas o tantas otras experiencias y saberes de lucha en los cinco continentes, están demostrando que la vida sí le puede al dinero. Que la alternativa a este viejo desorden mundial pasa por la autonomía de los pueblos, por el transfeminismo y el decolonialismo, la ecología y el cooperativismo. Ya no más por los viejos estados-nación, ni por el extractivismo, ni por el consumismo, ni por el individualismo, ni por el libre mercado, qué va.

Quizá en los últimos años hemos ido tomando cada vez más conciencia de los muchos problemas que antes ni se ponían sobre la mesa, empoderándonos cada vez con más fuerza todas esas voces antes no escuchadas, todos esas comunidades que lejos de ser minorías, somos mayoría. Por supuesto, queda lo que queda, que es mucho y es complejo.

Cómo conseguir articular las resistencias y rebeldías en contra de nuestro enemigo común, la modernidad capitalista, sin dejar de tener en cuenta que ese mismo enemigo nos coloca en lugares bien distintos, jerarquizando nuestras vidas a través de esos muchos sistemas que es el sistema: el cisheteropatriarcado, el sistema racista-colonial, el propio capitalismo clasista y ecocida… Es decir, cómo poder ser compañeres a pesar de los (des)privilegios que nos atraviesan, para juntas, detener esta masacre y hacer que la vida valga la alegría y no la pena.

Junto a todos los colectivos y organizaciones de ese Madriz rebelde, popular y libertario, el Madriz de la PAH y los grupos de vivienda, de los colectivos feministas, antirracistas y LGTBQ+, de las organizaciones de migrantes, los sindicatos de base, las plataformas en defensa de los servicios públicos, del Madriz de abajo y a la izquierda, nos gustaría sumarnos a la organización de la bienvenida, soporte y acompañamiento que puedan necesitar las delegaciones indígenas que desde México, 500 años después de la supuesta conquista, vendrán a nuestra ciudad y a nuestro continente, a decirnos que ahí siguen, viviendo, es decir, resistiendo. Les esperamos con alegría y nervios. Organizándonos.

Con permiso del finado SubMarcos, del Subcomandante Insurgente Moisés, de la Comandancia General del EZLN y de todas las bases de apoyo zapatistas, nos despedimos adaptando un clásico…

Desde los barrios del sureste madrileño

CNT Comarcal Sur Madrid