¡Hasta siempre, compañero Guillermo!

Compartimos la enorme pena por la partida física del compañero Guillermo Palacios, «El Pato».

Siempre presente, siempre combativo, siempre genuino, el compañero nos enseñó, con el ejemplo, lo que significa la congruencia, lo que significa no claudicar, no rendirse, no venderse.

Personajes como él nunca mueren, pues dejan una profunda huella en quienes los conocen. Ninguna marcha será lo mismo sin su infaltable presencia repartiendo La Voz del Anáhuac.

¡Que la tierra te sea leve, compañero!