Comunicado de Trini

11 de agosto, 2020,
San Salvador Atenco

Hace dos semanas nuestra familia no escapó al COVID-19. Nacho y César lo resintieron con menos molestias, pero siguen bajo tratamiento médico, y Ulises es quien se ha encargado de asistirnos.

En mi caso los sintomas se agudizaron y estuve a punto de que me hospitalizaran, pues, entre otras dolorosas complicaciones de este virus, la falta de oxigeno me puso en una grave crisis, casi imposible de sobrellevar desde casa. Afortunadamente con el auxilio del personal de paramédicos del pueblo y el apoyo moral de mi familia y compañeros, me pude reestablecer y nuevamente volví a mi casa. Toda esta situación nos ha tomado por sorpresa, y hemos tenido que actuar para resolver las distintas necesidades inmediatas que se fueron presentando una a una de manera implacable.

El día de hoy, 11 de agosto, puedo asegurarles que me siento mejor, que recibir sus mensajes de aliento y todo su apoyo y disposición para ir resolviendo el día a día las necesidades médicas, me han dado la fuerza para recuperarme y superar lo que considero, una crisis cerca de la muerte.

Muchos de ustedes nos han ofrecido y brindado su apoyo a través de la cuenta bancaria de mi hijo Ulises, misma que, por su propia iniciativa la han extendido hacia otros compañeros entre sus contactos y redes, por lo que queremos agradecerles, pero también aclarar que hasta ahora ya estamos superando la crisis más fuerte, de modo que creemos prudente y justo, ya no continuar replicando el número de cuenta.

En verdad que toda su solidaridad me abraza y a toda mi familia. Definitivamente saber que no estamos solos en momentos adversos me devuelve el oxigeno, fuerza moral y la convicción de amar, defender y luchar por una vida digna para todas y todos.

Los quiero mucho, los respeto y les agradezco con todo mi corazón tanto abrazo. Pronto saldremos de este bache, y más temprano que tarde, estamos aprendiendo y habrá que vencer, porque el covid no llegó solito, más bien, el covid viene a sumarse a la pobreza, a la desigualdad, a la condena de tantos gobiernos usureros y un sistema como el capitalismo al que no le importa la humanidad.

Otra vez, y porque lo vuelvo a vivir me queda claro que: solo la solidaridad entre los de abajo, los que queremos y labramos surcos para la justicia social, es lo que nos va a salvar de estos tiempos adversos.

Hacia delante, siento el deber moral de compartirles las lecciones de estos días. Hoy solo deseo esten bien, y les pido que se cuiden y cuiden a la gente que los rodea.

Nota: para información directa o incluso aclaraciones, favor de escribir al whats app de Ulises: 55 7670 6930, sólo comprendan que no siempre podrá responder pronto.

¡Gracias nuevamente¡
¡Zapata Vive, la lucha sigue!

Trini Ramírez Velázquez,
Integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco
Club Proletario Julio Chávez López a la/s martes, agosto 11, 2020