Carta del grupo de trabajo de Disidencia Sexual y de Género del CIG-CNI, la Red de Resistencia y Rebeldía de Disidencia sexual y de Género al llamado del CCRI-CG del EZLN y Rompimos el Cerco.

OCTUBRE DEL 2019

AL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL:

Desde el Grupo de trabajo de Disidencia Sexual y de Género del CIG-CNI, la Red de Resistencia y Rebeldía de Disidencia Sexual y de Género, les felicitamos por romper el cerco y por los nuevos CRAREZ. Reciban un saludo solidario de quienes ustedes nombran otroas. Nosotrxs aún no tenemos una sola forma de nombrarnos, tal vez nunca nos pongamos de acuerdo sobre una forma universal y probablemente eso sea lo mejor.

Saber cómo nombrarnos, cómo conocernos y cómo luchar juntxs siempre resulta complicado. En el comunicado de los 300 propusieron que la lucha del CIG apunte a engrandecerse e ir más allá, incorporando a “[email protected] desechables que tienen historia y lucha propias, es decir, identidad.” Aún no sabemos cómo se verán las redes a futuro: si como un Polo, Coordinación o una Confederación de redes; tampoco si será para que apoye o se integre con lxs compañerxs de los pueblos originarios. Lo que tenemos claro es que estamos dispuestos a aportar en todo lo que podamos. Sabemos que se nos considera desechables en ese sistema capitalista y patriarcal, y que la lucha para defender nuestra identidad, nuestras formas de amar y de vivir, es una lucha que queremos compartir con ustedes: con el CIG-CNI, el EZLN y con cualquiera que comparta nuestra convicción.

Es por eso que escuchamos con emoción su disposición a ser anfitriones de un encuentro de las Disidencias Sexuales y de Género: de otroas, pues. En asambleas hemos empezado a discutir cómo se vería tal encuentro y esperamos poder invitar a más redes, colectivos e individuos a participar en la organización y todo lo demás que acordemos llevar a cabo. Esta no sólo es una buena oportunidad para compartir nuestros dolores, nuestras luchas y nuestra fuerza con ustedes los zapatistas, también lo es para compartirla entre nosotrxs, quienes nos hemos escondido entre las grietas del sistema y no tenemos espacios para encontrarnos.