Repulsa a la transformación de cuarta

El autonombrado régimen de la cuarta transformación pretende pasar como un gobierno ejemplar que cambiará para siempre, y para bien, el destino de México, reforzando la independencia y la soberanía y trazando el camino hacia un mejoramiento continuo de las condiciones de vida de todos los mexicanos. Sin embargo, vemos una realidad muy distinta. Ante una bravuconada del fascista gerente del imperio del norte, se respondió inmediatamente con una actitud de sometimiento, en detrimento de los Derechos Humanos de los migrantes que cruzan nuestro país, pero también de los propios connacionales. Ha quedado claramente demostrado, además, que la transformación de la Guardia Nacional de un instrumento soberano del pueblo en un nuevo cuerpo militar no tiene detrás un plan serio ni mayor intención que militarizar completamente el territorio, principalmente en los lugares donde hay oposición a la imposición de megaproyectos neoliberales y/o organización autónoma, de cualquier tipo y en cualquier grado de madurez. La presencia militar se intensifica, no en donde hay más violencia, sino en donde las comunidades resisten al desplazamiento forzado o la entrega de su territorio al capital transnacional, y de manera especial, en territorios zapatistas y de las comunidades agrupadas en torno al Congreso Nacional Indígena.

En febrero, tras la consumación de la traición a su palabra por parte del titular del ejecutivo federal e incitar al odio en contra de los compañeros de Amilcingo, fue asesinado nuestro compañero Samir Flores Soberanes, permaneciendo en la impunidad dicho crimen hasta esta fecha. Este fin de semana, nuevamente, nuestros compañeros del CIPOEG-EZ en Chilapa, Guerrero, fueron atacados por narcoparamilitares, con absoluta complacencia de los tres niveles de gobierno. Hasta el momento no tenemos la información sobre las víctimas del ataque. Tenemos claro que estos ataques, así como los asesinatos de varios miembros de esa organización hermana tienen como objetivo medrar su resistencia y permitir el avance de la Guardia Nacional en los territorios comunitarios, el sometimiento de la policía comunitaria al control del Estado y la entrada de proyectos mineros. Días antes, la misma Guardia Nacional violó los territorios comunitarios en la montaña alta de Guerrero y trató de desarmar y detener a compañeros comunitarios, quienes finalmente sometieron y presentaron a los militares ante el comisariado ejidal.

Estas son tan solo algunas muestras de las muchas que día con día nos da el régimen obradorista de que sirve real y únicamente a los intereses de la oligarquía mundial, a quienes ha ofrecido el sur de México para su libre explotación, convirtiendo a los pobladores en mano de obra barata, en el mejor de los casos.

Ante esto, repudiamos al mal gobierno encabezado por el capataz López Obrador, repudiamos la militarización del territorio nacional y responsabilizamos al ejecutivo federal por su complicidad, por acción u omisión, en los actos de violencia en contra de las comunidades zapatistas y del CNI.

Rechazamos la simulación como política oficial y denunciamos el desprecio con el que desde arriba el capataz y sus ayudantes miran a los que abajo somos.

¡No a las falsas consultas!

¡No a los megaproyectos de muerte!

¡No a la militarización del país!

¡Basta de sumisión al imperio yanqui!

¡Alto al fascismo!

¡Samir vive, la lucha sigue!

¡Nuestra alucha es por la vida!

RRR Tlalpan