Pronunciamiento ante el asesinato de Noé Jiménez Pablo

A los compañeros del del Movimiento Campesino Regional Independiente (MOCRI-CNPA-MN)

Al Concejo Indígena de Gobierno

Al Congreso Nacional Indígena

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional

A las Redes de Resistencia y Rebeldía y Redes de Apoyo al CIG

A los pueblos de México y el Mundo

A los organismos defensores de los Derechos Humanos

A los tercios compas

Como informaron al momento los compañeros del MOCRI, ayer en la madrugada paramilitares de la familia caciquil Carpio Mayorga, afiliados al partido morena, atacaron a la población de Amatán, en el estado de Chiapas, dejando compañeros heridos y desapareciendo a varios más, entre los cuales se cuenta al compañero Noé Jiménez Pablo. Hoy, debemos lamentar la muerte del compañero Noé en manos de ese grupo protegido por el gobierno estatal de Chiapas regido por Rutilio Escandón y directamente por el ex gobernador y hoy senador Manuel Velasco Coello, ambos a su vez, protegidos por el actual presidente Andrés Manuel López Obrador. El cuerpo del compañero presenta huellas de tortura.

El contexto de esta nueva agresión contra el pueblo organizado, contra quienes no se someten al régimen que promueve el pensamiento único ni renuncian a su dignidad, es el siguiente.

Desde el 2002, bajo las banderas de diversos partidos como pri, prd, pvem y hoy morena, la familia Carpio Mayorga ha mantenido, mediante las prácticas típicas de los partidos, el control de la presidencia municipal de Amatán, por lo cual en agosto del 2018, la población desconoció a las autoridades y estableció un Concejo Indígena Independiente. Dese entonces, la familia Carpio Mayorga, por medio de sus paramilitares, ha atacado en por lo menos siete ocasiones a la población, siendo la más reciente la de la madrugada de este jueves.

La población de Amatán ha señalado directamente al actual senador Eduardo Ramírez Aguilar y a Manuel Velasco Coello de tener pleno conocimiento desde hace años de la actuación de los grupos paramilitares en Pueblo Nuevo, Amatán, Rincón Chamula, Bochil, entre otras poblaciones, sin haber actuado en consecuencia. Así mismo, testificaron como el grupo armado que atacó ayer salió de la casa de Wilber Carpio Mayorga.

Ante esta situación, y dado el clima de polarización y contrainsurgencia alimentadas desde el gobierno y sus seguidores, denunciamos este atroz crimen y responsabilizamos a los tres niveles de gobierno por su actuación u omisión. Específicamente, responsabilizamos a la familia Carpio Mayorga, a Rutilio Escandón, Manuel Velasco Coello y Andrés Manuel López Obrador, quienes por acción u omisión han permitido el recrudecimiento de la violencia en la zona.

Exigimos el desmantelamiento inmediato de los grupos paramilitares que hostigan a los habitantes de la zona, y de todo el territorio de Chiapas y de México.

Exigimos la aparición con vida del resto de los desaparecidos ayer por este grupo paramilitar.

Invocamos a la solidaridad nacional e internacional para mantenerse atentos a esta nueva escalada de guerra contrainsurgente ahora bajo el manto de un supuesto gobierno de izquierda, que amenaza y actúa en contra de las comunidades que se niegan a rendirse o venderse.

Nuestra solidaridad está con ustedes compañeros del MOCRI y tengan la certeza de que nuestra pequeña voz se unirá a la suya hasta que se alcancemos la justicia para Noé.

¡Respeto a la autonomía de Amatán!

¡Alto al hostigamiento paramilitar!

¡La sumisión es la muerte, la autonomía es la vida!

¡Nuestra lucha es por la vida!

Red de Resistencia y Rebeldía Tlalpan