1 de enero

Este 1 de enero de 2019 se cumplen 215 años de la proclamación de la independencia de Haití venciendo al ejército más poderoso del mundo, el de Napoleón Bonaparte, primer revolución triunfante verdaderamente popular en el mundo; 60 años de la triunfante entrada a la Habana de los barbudos revolucionarios cubanos comandados por Fidel y 25 años de la primera revolución posterior a la declaración imperial del fin de la historia. Tres gestas heroicas; tres revoluciones populares; tres referentes históricos que cambiaron para siempre la realidad del mundo, cada una en su momento.

Hoy, Haití, sometida a una injusta indemnización al país que se autoproclama como la cuna del pensamiento humanista y gestor de la libertad, la igualdad y la fraternidad, y a la infinita ambición del imperio estadunidense, es el país más pobre del continente, abandonado por los pueblos a quienes ayudó a conquistar su libertad, pero sabemos que pronto volverá a conquistar la suya.

Por su parte, la Revolución Cubana sigue vigente, resistiendo triunfalmente el acoso y la guerra de baja intensidad del imperio más poderoso y destructivo de la historia, ubicado a pocas millas de su territorio. En estos sesenta años nos ha mostrado el verdadero significado de la palabra solidaridad, enviando maestros y médicos a todos los rincones del mundo donde son requeridos. Allá donde los países imperialistas mandan muerte y destrucción, Cuba envía a su ejército de batas blancas para defender la vida y a sus maestros a vencer el flagelo el analfabetismo.

Al sur de esta tierra, que es México, cuando hablar de socialismo o comunismo era inmoral y casi ilegal, y los partidos de supuesta vocación popular estaban perdidos ideológicamente, añorando un pasado de utopías, mientras se convertían en aquello que decían combatir, y aún en cosas peores, en el contexto más desfavorable que se pudiera imaginar, los indígenas mayas de Chiapas se cubrieron el rostro para ser vistos, renunciaron a sus nombres para ser llamados y abrazaron a la muerte para luchar por la vida. Ahora, a un cuarto de siglo, han sido capaces de resistir la metralla de las fuerzas represivas y las canalladas mediáticas de los voceros del sistema y de los haraganes mentales, construyendo un mundo muy otro donde el pueblo manda y el gobierno obedece, siendo un referente que inspira luchas tan lejanas geográficamente, como la del pueblo kurdo.

Al inicio de este 2019, enviamos un saludo fraterno al pueblo haitiano, que tarde o temprano recuperará las condiciones para una vida digna; saludamos a ese pueblo que siguiendo los pasos del caballo del Birán se ha convertido en una luz para el mundo; redoblamos nuestro compromiso con nuestros hermanos mayores zapatistas, con el Congreso Nacional Indígena y con el Concejo Indígena de Gobierno.

¡Viva Haití, cuna de la libertad latinoamericana!

¡Viva Cuba socialista!

¡Vivan el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, los Caracoles Zapatistas, el Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno!

¡Nuestra lucha es por la vida!

¡Hasta la victoria!

Red de Resistencia y Rebeldía Tlalpan.