Denunciamos la represión del mal gobierno de Chiapas a los desplazados de la caravana de los pies cansados.

A nuestros hermanos desplazados de Chenaló, Zinacantán y Ocosingo

Al Concejo Indígena de Gobierno

Al Congreso Nacional Indígena

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional

A la Sexta Nacional e Internacional

A las Mesas y Redes de Apoyo al CIG y Redes de Resistencia y Rebeldía nacionales e internacionales

A los pueblos del mundo

Hoy, nuevamente, los malos gobernantes muestran la única respuesta que a los de abajo nos tienen preparada, la cobarde represión. Tras una larga marcha desde San Cristóbal de las Casas hasta Tuxtla Gutiérrez para demandar ayuda humanitaria para los desplazados por la violencia del estado que se encuentran refugiados en una casa en aquella ciudad, el gobierno del estado cerró todos los accesos al Congreso local con vallas metálicas, dado que hoy presentaría su sexto y último informe de gobierno el gobernador que se sustituyó a sí mismo, Manuel Velasco Coello.

Los quejosos sobrepasaron esas vallas para instalar un plantón en demanda de los apoyos ya referidos, obteniendo la oferta de la instalación de una mesa de diálogo. Sin embargo, mientras instalaban su plantón y el nefasto gobernador-senador Velasco presumía terminar su gobierno sin un solo acto de represión, la policía estatal cargó contra los manifestantes, atacando inmisericordemente con bombas lacrimógenas, sin importar la presencia de niños y mujeres embarazadas. Maestros, normalistas y trabajadores de salud se sumaron para apoyar a nuestros hermanos y defenderlos del ataque terrorista del estado, lo que generó una auténtica batalla campal, de la cual desconocemos al momento el saldo de heridos y detenidos.

Le refrescamos la memoria al gobernador Velasco, pues durante su gestión se recurrió constantemente a la represión, lo mismo contra trabajadores del sector salud que contra normalistas, contra maestros, o contra manifestantes, sin mencionar los múltiples ataques paramilitares de bandas vinculadas a su partido, y en contra de diversas comunidades, siendo los desplazados que hoy se manifestaban parte de los afectados por ese terrorismo de estado.

Responsabilizamos también a quienes permitieron que el sr. Velasco contendiera por un escaño en el Senado, sin haber renunciado a su cargo en los términos marcados por la ley, y que luego de tomar protesta como Senador, volviera a ocupar el cargo de gobernador sustituto, siendo él mismo el sustituto y el sustituído, en un aberrante circo legaloide, al amparo del partido morena.

Hacemos responsable al gobierno de Chiapas, a cargo aún de Manuel Velasco, al federal encabezado por el genocida Enrique Peña Nieto, al Congreso local de Chiapas y al de la Unión, por las víctimas que esta agresión brutal deje como saldo y exigimos le sea impedido al sr. Velasco regresar a su escaño, a fin de que responda por los delitos de lesa humanidad que ha cometido durante su gestión.

A nuestros hermanos hoy revictimizados, les hacemos llegar un abrazo, si es que de algo sirve, que sabemos que sí, y les hacemos saber que nos mantendremos atentos al desenlace de estos lamentables hechos. Nos queda muy claro que lo que están sufriendo es el reflejo de la política que el capitalismo en crisis está imponiendo en todo el mundo, lo mismo en el sureste mexicano que en el territorio mapuche, en Palestina o Libia. Porque está en su esencia el desprecio a nosotros, la explotación de nuestras vidas y recursos, el despojo de nuestros territorios y la represión para quienes no nos sometemos a sus caprichos.

Llamamos a los muchos que somos a solidarizarse y manifestar su repudio por esta cobarde agresión, cada quien de acuerdo a sus tiempos y modos.

¡Nuestra lucha es por la vida!

Red de Resistencia y Rebeldía Tlalpan